jueves, 24 de junio de 2010

Hogueras


"La noche contempla con curiosidad infantil las hogueras, pese a que han pasado mogollón de años desde su nacimiento. Dios la creó, por supuesto, sin memoria para que su asombro siga intacto la madrugada en que menos curra. Ella sabe por experiencia que la luz del día  le gana por San Juan la partida..."


-¡Callate, borracho! Que la noche no habla ni piensa como un ser humano, le dice al hablador un colega de tintos y blancos de tetrabrik.
-No me callo. Estoy en un país libre.
-Tú mismo.¡Hale! sigue soltando tonterías.
-Gracias. No entiendes el vacile, ni la sutileza.
-Lo que no comprendo a ti te lo voy a decir.
-Yo si te lo digo. La noche, por aparentar que la derrota no le escuece o por la desmemoria con la que llegó a la Tierra, mira con ojos de búho a los jóvenes que saltan sobre las llamas de la fogata. Luego aspira el humo, con tufo a sardinas, con la pose galana de fumar un Cohiba.
-Ya y también comenta a las estrellas que los hombres son de frena que viene curva.
-No, eso no digo. Simplemente, son progresistas que se divierten de forma conservadora.


El conductor del bus va oyendo la radio. El Senado aprueba la prohibición del burka en la calle. La voz del locutor llega a la pareja que, sin oír más, exclama: "Está bien". Un segundo después, el borracho matiza -arrastrando las palabras- que mejor fuera que estuviera prohibida la prohibición y pone como excusa que las noches y los días vienen embozados en niebla muchas veces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Buscar este blog